El Blockchain

12 febrero, 2018

La cadena de bloques Blockchain es una tecnología que plantea una gran revolución en la economía y en muchos más ámbitos de nuestra vida cotidiana.

¿Qué es el Blockchain?

El Blockchain se inventó para sustentar una moneda digital y es una tecnología que utiliza una codificación segura y muy sofisticada para transferir datos digitales de una manera completamente segura.

Si hablásemos de contabilidad, podríamos compararlo con un libro de contabilidad de una empresa donde están registradas todas las entradas y salidas de dinero.

Hasta ahora, los intermediarios financieros como la banca o Paypal, entre otros, han sido imprescindibles.

Ahora con el Blockchain estos ya no serían necesarios ya que estas transferencias no necesitan de un intermediario que comprueben y aprueben la información ya que está información esta distribuida en diversos nodos independientes entre sí que la registra y valida. De este modo, una vez que la información es guardada esta no puede ser borrada y solo se pueden añadir nuevos registros.

Las 5 claves del funcionamiento del Blockchain son:

  1. TRANSACCIÓN
  2. BLOQUE
  3. VERIFICACIÓN
  4. HASH
  5. EJECUCIÓN

El Blockchain aporta plena confianza a la hora de hacer transacciones. Con los productos dentro de la cadena de bloques, se podría hacer un seguimiento desde su fabricación hasta su destinatario. Pudiendo así verificar donde se ha fabricado y saber si lo que compramos es o no una copia.

El consumidor podría por tanto comprar con la seguridad de que algo es auténtico y no falsificado.

Algunas vinotecas ya utilizan la certificación Blockchain para todo el proceso del vino. En este caso basta con escanear un código QR puesto en la etiqueta y se obtiene la información exacta desde el cultivo de las uvas, pasando por cada transacción realizada con los proveedores y hasta el cliente final.

Hasta hoy cuando una empresa proclama que “hace algo”, solo podemos confiar en su palabra o recurrir a una investigación profesional para verificarlo.

Actualmente con el Blockchain esto deja de ser así, para pasar a estar todo registrado, accesible y verificado.

Blockchain tiene sus contratos inteligentes, que se cumplen automáticamente una vez que las partes han acordado los términos. Estos contratos son públicos. Estos no pueden manipularse, destruirse, desaparecer, quemarse ni robarse como ocurre con el actual formato.

Si toda esta información estuviera unificada en una red Blockchain y utilizásemos un usuario para todo, tarjetas de crédito, redes sociales, etc., se pondría fin al anonimato en las redes sociales y a los ataques de la competencia.

Esto aumentaría por tanto la seguridad del usuario porque las opiniones positivas y negativas serían siempre verídicas ‘de un usuario real’.

En el universo de la cadena de bloques cada usuario es propietario de sus datos, así que si una marca quisiera enviar un mensaje a un usuario, esta tendría que preguntar si el usuario quiere recibir un anuncio o cobrar por ofrecer sus datos.

{lang: 'es'}